Importancia del Programa Empleo Juvenil

El “Programa de Generación de Empleo y Educación Vocacional para Jóvenes en Guatemala” – conocido también como Programa Empleo Juvenil (PEJ) – constituye un claro ejemplo de apoyo al fortalecimiento de las políticas públicas de empleo dirigido a jóvenes y la generación de oportunidades concretas de empleabilidad juntos con el sector privado y dentro de alianzas pública- privada.

De parte de la Unión Europea hay mucho interés  en incrementar las oportunidades de trabajo para jóvenes a través del Programa Empleo Juvenil. En el marco del Documento de Estrategia para Guatemala 2007-2013 se prevé, entre otros temas, incrementar las oportunidades de trabajo para jóvenes.

El Programa por lo tanto  se propone brindar oportunidades de trabajo de calidad, la creación y/o mejoramiento de las capacidades técnicas en preparación para el trabajo, y el apoyo a la institucionalidad de un sistema nacional de empleo para jóvenes que representan un claro compromiso en fortalecer las capacidades institucionales para la generación de oportunidades de empleo de la población joven guatemalteca.

Las acciones previstas en el Programa Empleo Juvenil se insertan en el marco de la  Política nacional de Empleo  lanzada en mayo 2012 para que en el marco de esta Política se preste particular atención especialmente a la población  juvenil.  En el marco de dicha Política el Programa  impulsa un fuerte trabajo inter-institucional entre el Ministerio de Economía (MINECO), el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MINTRAB) y el Ministerio de Educación (MINEDUC),  dentro del marco jurídico guatemalteco vinculado con el empleo así como los convenios de la OIT.

En Guatemala, la empleabilidad de jóvenes es un reto que demanda atención y esfuerzo educativo y empresarial, así como privilegiar servicios y/o programas que incluyen intermediación laboral, incentivos para jóvenes y empresas, mayor acceso a la formación y posibilidades de contratación, becas o transferencias monetarias para jóvenes, programas de inclusión social, ciudadanía y desarrollo de competencias para la vida.

El  bono demográfico  que presenta Guatemala con su más del 60% de población fundamentalmente joven, representa  un potencial enorme para el futuro y el  desarrollo. Sin embargo, para que este bono se convierta en factor de desarrollo implica que se propicien contextos y políticas públicas de promoción de inversiones en educación, salud, capacidades humanas y políticas económicas que incentiven la inversión productiva y que, sobre todo, amplíen  espacios y oportunidades de desarrollo a los ciudadanos jóvenes.

La empleabilidad de jóvenes se verá fortalecida si se invierte oportunamente en ella. De no ser así, a mediano plazo aumentaría la pobreza, generaría protestas ante la falta de oportunidades laborales y se tendría mayores presiones fiscales para atender la creciente cantidad de población que ahora es joven y productiva.

Se espera que al final de la intervención se haya incrementado el número de personas jóvenes (14 a 29 años) laborando en el sector formal (y que por lo tanto se beneficien de la seguridad social), así como el número de micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME) que se hayan formalizado y sean operadas y/o de propiedad de personas jóvenes; que se haya incrementado el número de personas jóvenes capacitadas en áreas de empleo relevantes y con demanda en el mercado nacional e internacional;  se haya mejorado la oferta de capacitación para el trabajo disponible a los y las jóvenes de Guatemala; y que se cuente con un Sistema nacional de empleo para jóvenes, que se encargue de la implementación de una política nacional de empleo y  que involucre el diálogo público-privado.

Dada la extrema heterogeneidad del grupo meta,  las respuestas del Estado, del sector privado y de la  sociedad civil organizada no pueden  ser la mismas. Se impone la generación de  procesos complejos  y voluntades  políticas generadores de cambios de parte de los principales actores públicos y privados

La situación de los/las jóvenes y el empleo en Guatemala  evidencian la necesidad de generar y apoyar la implementación de acciones innovadoras  dirigidas a mejorar el acceso a más y mejores oportunidades de formación, empleo y auto empleo (MIPYMEs) y por otro lado generar y/o fortalecer la articulación interinstitucional (público-privada) con instrumentos enfocados a los jóvenes: todo en función de ir construyendo y concretando, en el marco de la  Política Nacional de Empleo, las  acciones concretas que apunten a  mejorar la situación.